martes, 19 de enero de 2010

la traición de la piedra


me hundo. la madre grita por las manos. me comen las plantas que iluminan desde abajo y rodean mi placenta con haces de hoz. donde está. repiten los hombres matándome. encantan sus raíces. germinan su aura que pronto vendrá a rescatarme.

me hundo en el agua universal en el cuenco del que llega y dice yo soy. la luna bendice mi grito cerrado y promete su pan para los valientes. toca mis ojos este gran ojo herido y lo acuna con su luz desde abajo. mientras me sumerjo en el cuerpo de los que reptan en la verdad y me aturden con su canto nawal pido. no me mates con delicadeza.

destroza mis pechos con caricias. devoción del que camina con la espalda. siénteme morir en tu agua. ya no latiré con tu mismo retorno. en el último grito. mientras caigo. mas adentro del presente. mas adentro y mas hondo. donde los espejos son balas. la caricia de la piedra salvará a los valientes.

me cubro en su sangre. en esta sangre triturada en la inmolación de los pueblos. la sangre de una tierra que no salvará a los cobardes. tritura mi cuello. rompe todas mis sentencias. que galopa al centro de mis líneas sagradas. de mi cóncava sabiduría de ultratumba.

ultratumba. ultratumba. retumban los huesos rasgados sobre la sábana madre. que dobla su amor. como un mañana que no existe. que deposita en el lejos la canción que soñó para todos. pero no hay todos. hay otros que olvidan su agua. quiero vomitarme para alimentarme. para introducirme sin retorno en la piel de la muerte.

64 caminos tiene para guiarme por este mundo ajeno. 64 caminos tiene para gritarme. pronto nacerás de mi imaginación. y la habitación se vuelve aire en mis pulmones y crezco en el líquido mayor. en la duda que se oculta sobre mi propio ojo.

donde está me pregunta tocándome el canto que respiro mientras nazco. donde está mientras me toca las sombras con amor. matándome.

es un asesino. lo creamos a imagen y semejanza. lo pedimos a imagen y semejanza. y el respondió.

soy un humano naciendo de la muerte. muerte madre agua marina universal. déjame llegar a la tierra del abajo. déjame atravesar todos los canales

me devora la piedra que ya me viene a besar. finalmente. los pies han llegado al suelo de sangre. porque luego de la nada solo queda la sangre. luego de la sangre solo queda el canto de la sangre. y el canto de la sangre acuna mis gritos y me pide que retorne. para andar junto a los valientes. por la senda de la caída.

2 comentarios:

Fer Henry dijo...

Hola, pasaba a leerte, texto fuerte de hermosa escritura.
Te mando un gran abrazo.
Arte y Luz!
fer

Te dejo la dire de mi myspace ahi están canciones de mi ultimo LP:
www.myspace.com/ferhenry

olga leiva dijo...

hola fer!! gracias, te mando un gran abrazo también! ahora me doy una vuelta por tu lp, que sigas brillando!!