sábado, 11 de junio de 2011

la torre

ninguna bestia se interpone
entre mi cuerpo y el sol. ninguna
nube. ningun planeta. sus rayos
llegan a mí como espadas. y son
alimento.

2 comentarios:

colórida dijo...

que placer leer lo que escribis. me re reconosco en tu escritura, siento como si estuvieras describiendo parte de mis mundos imaginarios mas lindos. saludos!

olga leiva dijo...

gracias colórida, es que los mundos imaginarios existen también y hay que hablar de ellos... para que existan y crezcan... un abrazo, o.