domingo, 30 de septiembre de 2012

04 LA TORRE QUE CRECE

Hombre levántate Mira tus manos de guerrero
y toma a tu mujer de la cintura para amarla
Recuerda lo que el viento te ha indicado
Tus frutos aguardan por tí Es el manantial
que has invocado desde que la Tierra comenzó
a vibrar Mira bajo tu cama y bajo la alfombra
y entre la niebla y en lo más hondo del océano
Atlant Mira muy especialmente entre la niebla
y sopla Comienza a soplar hasta que ya no quede
nada de vanidad Hasta que tu corazón mezquino
se canse de andar por el camino sin el fuego