miércoles, 16 de marzo de 2011

mientras yo escribo, tú, el omnisciente
vas a la habitación de abajo, mueves las
tablitas del piso, levantas una y sacas
un bollón repleto de palabras. necesito
tres imágenes para escribir el poema
mientras tú, lector de mi beso, desciendes
y buscas y encuentras. no retornes sin
sabiduría de la tarde que el océano te
ha señalado: el sitio donde resucitan
las frutas del agua. tú, lector
omnisciente, mi cuerpo te contará la
historia del Mundo.

2 comentarios:

Alicia dijo...

Excelente Olga, interesante juego de imágenes, metáforas imperdibles. Aplauso. Abrazo gigante.

olga leiva dijo...

gracias alicia! un abrazo grande, nos vemos pronto, en alguna pluma de montevideo...!